Ediciones Médicas / Editorial / Y el dengue... ¿qué?



Right menu

  • Editor Enrique M. Otharán
Publicidad
Banners de intercambio no rentables
Powered by eZ Publish

Editorial

Y el dengue... ¿qué?

Publicado el 20.04.2009.

Algunos dicen que son 100.000 los casos reales de dengue en nuestro país, pero las autoridades sanitarias nos desconciertan con actitudes dubitativas. Sin embargo, es auspiciosa la reacción frente a la probabilidad de una pandemia de gripe porcina.

Buenos Aires, 27.04.2009. La fiebre porcina acapara las no ticias dobre salud, en este momento. La prensa muncial se hace eco de las noticias minuto a minuto. Pero en nuestro país, por ahora se vive otra realidad.
Algunos dicen que son 100.000 los casos reales de dengue en Argentina... sin embargo, las autoridades sanitarias nos desconciertan con actitudes dubitativas. Después de un concienzudo estudio, realizado por la comisión correspondiente, con la colaboración del ministerio de Salud, con el consenso de todos los bloques la Cámara de Senadores de la Nación comenzó la sesión para aprobar una ley de emergencia para poder enfrentar con más fondos, educación sanitaria y acciones de lucha contra en Aedes aegypti, pero…
En plena sesión una llamada telefónica probablemente realizada por el ex presidente K en ejercicio al presidente del bloque de senadores del FpV, el inefable Dr. Miguel Picheto, otrora menemista, dio por tierra el proyecto. "Que se sembraría alarma entre la población, que el turismo, que la campaña política, que no era para tanto…" en consecuencia, el bloque que preside este senador, cambió abruptamente la opinión y la ley no salió.
La eterna costumbre de pretender oscurecer el sol con la mano.
Lo mismo hicieron el gobernador Capitanich y su esposa – y simultáneamente- ministro de Salud del Chaco. No advirtieron que la epidemia acechaba, no se tomaron medidas adecuadas y el mosquito ganó. Lo dijo la ministro, “la culpa es del mosquito”, durante una maratónica, lamentable y vergonzosa interpelación que pidió la legislatura.

Formosa, Misiones y Corrientes, provincias vecinas a Chaco, con clima y características geográficas similares, no tienen epidemia de dengue porque las autoridades no se dejaron sorprender y tomaron medidas desde hace años.
Hoy la epidemia arroja para las autoridades unas 25.000 personas afectadas en todo el país, con algo más de una decena de muertos. El Dr. Ariel Umpiérrez, presidente de Médicos sin Banderas, una organización no gubernamental que está trabajando en el terreno, afirma que los casos reales son alrededor de 100.000.
No se han establecido barreras sanitarias en las rutas, donde se detengan a los camiones, a los micros de larga distancia, a los automóviles: Se está permitiendo que el mosquito Aedes aegypti viaje dentro de los vehículos y se haya extendido en gran parte del país en sólo tres meses.
En Chaco, la mayoría de los pobladores que han contraído dengue no van a los centros de salud. Si se enferma el padre y va al hospital, lo hidratan, le dan paracetamol y lo mandan de regreso a su casa. A los pocos días si se enferma la mujer o los chicos, ya directamente ni van, toman el analgésico y listo, por eso que las estadísticas reales son mucho más altas de los datos que se dan a conocer oficialmente. En otras palabras, hay que salir a buscar la enfermedad y el mosquito.
El mosquito no tiene ideología política, tampoco pasaporte, y pica a todo el mundo. Eso es una realidad urgente y no hay que politizar más la epidemia de dengue.
Respecto a la explicación que dio hace unos días la titular de Salud del Chaco, Sandra Mendoza, sobre la epidemia ("la culpa es del mosquito", dijo), Umpiérrez manifestó que "es un lamentable argumento de una ministra que vive en una provincia duramente castigada".

La batalla contra el dengue no finaliza con el frío. Ahora será necesario aniquilar larvas y huevos residuales para evitar que la enfermedad tenga el año próximo la misma magnitud que ahora. Para eso será necesario que las batallas políticas previas a las elecciones que se avecinan, no obnubilen los cerebros de los gobernantes y legisladores.
Como contrapartida, con motivo del brote epidémico de gripe porcina que afecta a México, EEUU y otros países desde hace pocos días, no hubo ocultamientos. Rápidamente se reaccionó, se alertó a la población y se tomaron las medidas que la circunstancia aconsejaba y se declaró el estado de emergencia sanitaria en ambos países, sin necesidad de enviar un proyecto de ley al Poder Legislativo.
Además, la OMS alertó a los diferentes gobiernos y, casi todos, están tomando medidas preventivas. Ayer, declaró la fase cuatro de alerta.
Las noticias ocupan las primeras planas de los diarios locales y del mundo, monopolizándolos. Requieren la atención de las autoridades sanitarias nacionales e internacionales y, realmente, la están cumpliendo correctamente. Se informa sobre la gravedad potencial del problema y se toman medidas de fondo. Y la Presidente, en este caso, participa...
Que la epidemia de gripe porcina no sea utizada como una distracción para quitar de la prensa argentina y del interés gubernamental, la información sobre el dengue.

Como decimos siempre… “argentinos –y argentinas-, a las cosas”.

Enrique Otharán
Editor.

Su opinión
edicionesmedicas@edicionesmedicas.com.ar


Ultima actualizacion: viernes 11 de septiembre de 2009, 11:27 pm