Ediciones Médicas / Editorial / Las caídas de los ancianos



Right menu

  • Editor Enrique M. Otharán
Publicidad
Banners de intercambio no rentables
Powered by eZ Publish

Editorial

Las caídas de los ancianos

Actualizado el 07.07.2009.

Las caídas de los ancianos ¿tienen solución?

Autor
Enrique M. Otharán

Las caídas en los ancianos se han convertido un grave problema de la salud, no sólo por sus consecuencias personales, sino también por los elevados costos que representan. Aunque este aspecto no sea considerado en la nota debe ser tenido en muy en cuenta.
Las causas de las caídas son variables y generalmente no se enseñan en el pre ni posgrado a los miembros del equipo de salud.

Constituyen un hecho frecuente entre las personas a partir de los 65 años ya que ocurren en el 31 al 35% de los mayores de 85 años, llegando al 50% en los institucionalizados. La prevalencia es mayor en las mujeres hasta los 75 años, edad en que la frecuencia se iguala para ambos sexos.
Una de cada tres mayores de 65 años se cae al menos una vez al año y cerca de la tercera parte sufre fracturas y otras lesiones moderadas y graves.
La recuperación y el tratamiento de las caídas involucra aspectos físicos y psicológicos. Pueden tener consecuencias importantes ya que cerca del 5% de los que caen sufren una fractura y el 1% de ellas son de cadera.
Entre quienes se han caído, los sedentarios tienen mayor temor a caer que los que no lo han sufrido, especialmente en quienes hacen ejercicio.
La autopercepción de salud es mayor en este último grupo y existe una diferencia estadística entre los sedentarios y los que hacen ejercicio, al no restringir las actividades cotidianas por ese temor. Como es notorio, esto tiene repercusión en la calidad de vida.
Quizá el ejercicio no sea suficiente para prevenir las caídas, pero de todos modos es una buena estrategia para aumentar la autopercepción de salud.
El riesgo de padecer una fractura es del 40 por ciento en las mujeres de más de 50 años facilitada por la osteoporosis posmenopáusica.
Aunque las fracturas son una causa importante de morbimortalidad e incapacidad, la mayoría pueden prevenirse y tratarse adecuadamente.

Dentro de los avances en la prevención de las fracturas está el tratamiento de la osteoporosis, con los nuevos fármacos de acción mixta que inhiben la resorción ósea y estimulan la formación de hueso. Sin embargo, el tratamiento sigue basándose en bifosfonatos, calcio y la calcitonina pero existe una segunda línea farmacológica que está ofreciendo buenos resultados, como la paratohormona (PTH), él ácido zoledrónico y el ranelato de estroncio.
Las caídas se han constituido en un fenómeno creciente por lo que su abordaje debe ser multidisciplinario e involucra a todos los agentes sanitarios y sociales que puedan incidir en su prevención primaria y secundaria.
Entre los factores que influyen en las caídas se encuentran el déficit sensorial, los trastornos neurológicos o relacionados con el equilibrio, hábitos tóxicos como el alcoholismo, el consumo de ciertos medicamentos, la actividad física habitual y la fragilidad del hueso.
Muchos de los que han sufrido una caída presentan el síndrome poscaída, caracterizado por el miedo a experimentar otra. Esta situación restringe la actividad física y la calidad de vida,causan dependencia e inmovilidad, suspensión de las actividades básicas cotidianas -entre ellas las sociales-, depresión, y la necesidad de ayuda de terceros, muchas veces profesional.


La polimedicación
Se calcula que el 35% de los mayores de 75 años consume cuatro o más fármacos al día.
Los médicos debieran reducirla y luchar contra la automedicación, valorar el riesgo y el beneficio de cada fármaco, escogiendo aquellos con menos efectos secundarios y vida media más corta. Estas son algunas de las medidas de revisión farmacológica para reducir el riesgo de caídas.
Es útil para lograr el objetivo evitar el uso de las benzodiacepinas y de más de un psicotrópico y, si esto no fuera posible, utilizar la dosis más baja posible. Quienes conocen el tema también recomiendan controlar el empleo de los hipotensores y utilizar dosis más bajas de diuréticos, tratando de mantener normal la presión arterial. Tampoco se aconseja el uso de relajantes musculares, antihistamínicos y opioides.

Factores predisponentes
Existen alteraciones fisiológicas o patológicas relacionadas con la edad que predisponen a las caídas:

- Alteraciones oculares: disminución de la agudeza visual (cataratas, degeneración macular asociada a la edad), de la capacidad de acomodación, de la visión cercana, de la nocturna y de la periférica, disminución de la tolerancia a la luz brillante.
- Alteraciones auditivas: trastorno en la discriminación del lenguaje, aumento del umbral del tono puro y tendencia a acumulación excesiva de cerumen.
- Alteraciones del sistema nervioso: enlentecimiento del tiempo de reacción, disminución del reconocimiento sensorial y alteración de los reflejos.
- Existencia de discapacidad: supone un mayor riesgo de caídas, la marcha senil, caracterizada por pasos cortos, menor flexoextensión de cadera, rodilla y tobillos, anteflexión del tronco y cuello, aumento de la base de sustentación y tendencia a la retropulsión y trastornos del equilibrio. Además, la enfermedad de Parkinson, demencia, hemiplejía, mielopatías, artrosis, deformidades ortopédicas y afecciones cardiovasculares.
- Alteraciones psicológicas: trastornos emocionales, la depresión y la negación de las limitaciones físicas que llevan al individuo a sobrevalorar sus capacidades evitando la ayuda de otras personas o el empleo de dispositivos auxiliares.
- Consumo de determinados medicamentos: evitar la polifarmacia.

Resumiendo, los factores intrínsecos más determinantes del riesgo de caídas son:

- Mayor de 75 años.
- Alteración de la estabilidad y la marcha.
- Caídas previas.
- Número de fármacos consumidos: cuatro o más.
- Anciano frágil.
- Vivir fuera del entorno familiar.

Además de estas causas de origen personal factores ambientales para el mayor riesgo de caídas:

- Mala iluminación.
- Barreras arquitectónicas como escaleras, desniveles, elementos de decoración mal
ubicados.
- Alfombras sueltas, suelos encerados, mesas bajas, cables que cuelgan, camas estrechas y/o demasiado altas, altura de los asientos, juguetes de los nietos por el suelo, animales domésticos, entre otras causas..
- Empleo correcto de equipos de adaptación. Estudios en ancianos institucionalizados y en la comunidad muestran que la mayoría de caídas son de origen extrínseco para ambos.

Las actividades que realizan los ancianos cuando ocurre la caída son actividades cotidianas normales como asearse, cambiar de posición, andar y subir o bajar escaleras y sólo el 5 al 10% ocurre realizando actividades potencialmente peligrosas.

Consecuencias de las caídas
Consecuencias físicas
Se destacan las fracturas, que constituyen una importante causa de incapacidad posterior, ya que la mitad de los pacientes que sobreviven a ellas no recuperan completamente la capacidad funcional que tenían previamente.
También se producen lesiones dolorosas de tejidos blandos, escaras, luxaciones, hematomas subdurales, quemaduras y rabdomiólisis.

Consecuencias psicosociales: debido a la restricción de actividad que el propio paciente o la familia establecen, a causa de la falta de confianza y a la angustia que una nueva caída producen. Se pueden desencadenar agresividad y trastornos del comportamiento, pérdida de la autoestima y un aumento del aislamiento social. Este factor es muy importante, además, hay que considerar que la mayoría de las caídas en estos pacientes no suelen tener repercusiones físicas significativas. Es el ya mencionado síndrome poscaída, típico de mujeres con caídas a repetición, en las que el miedo a caerse de nuevo las incapacita para la marcha. La actitud de la familia suele hacerse más sobreprotectora y se incrementa tras las caídas el riesgo de institucionalización.
Las caídas ocurren en el medio domiciliario, al atardecer y por la noche.
En residencias geriátricas suelen ocurrir próximas al ingreso debido a la falta de conocimiento de la nueva ubicación, de adaptación al medio y al aumento del deterioro del enfermo.


Prevención primaria
Las caídas son un fenómeno que pueden prevenirse, con algunas medidas eficaces.

- Hábitos de vida: mantener la capacidad funcional, programas de ejercicio y evitar hábitos tóxicos.
- Medidas de seguridad ambiental: en el hogar y en el medio comunitario.
- Detección precoz y corrección de factores predisponentes intrínsecos y extrínsecos.
- Valoración de la marcha y el equilibrio.

Prevención secundaria
Después de una caída se deben tener en cuenta algunos requisitos:

- Comprobar lesión acompañante.
- Descartar pérdida de conciencia. Pensar en enfermedades sincopales.
- Realizar un agudo interrogatorio sobre la caída.
- Interrogatorio sobre caídas previas: identificar alteraciones de la marcha, confusión mental o problemas sensoriales.

Prevención terciaria
Es necesario reducir las consecuencias de la caída tanto a nivel de incapacidad física como psíquica, evitando el síndrome poscaída. Debe marcarse objetivos concretos y progresivos:

- Enseñar al anciano a levantarse. Evita la permanencia en el suelo después de la caída y sus consecuencias: deshidratación, hipotermia, neumonía, rabdomiólisis. Más del 75% de institucionalizados y del 50% en la comunidad no pueden incorporarse.
- Rehabilitar la estabilidad: primero en decúbito, después en bipedestación don un programa de ejercicios.
- Reeducar la marcha: ayuda con dispositivos ortopédicos.
- Psicoterapia de apoyo.

Más de la mitad de los accidentes suceden dentro del domicilio, siendo el lugar más peligroso de la casa el baño.
En cada caída influyen muchos factores simultáneamente y se debe realizar un repaso de las causas de caída incluyendo los distintos factores.

Sinopsis de los factores de riesgo y su corrección

Iluminación

Intervención

Interruptores inaccesibles.

Instalarlos en las entradas y salidas.

Poca luz

Iluminación amplia en todas las áreas
extra entre dormitorio y cuarto de baño.

Demasiado directa, deslumbrante

Iluminación indirecta, pantallas
translúcidas, bombillas opacas.

Suelos y pasillos

Intervención

Alfombras, felpudos gastados, deslizantes o levantados.

Sacar, reparar o sustituir. Topes antideslizantes, tachuelas. Pegar los bordes, evitar arrugas.

Suelos encerados.

No encerar excesivamente, usar cera antideslizante, el brillo excesivo puede deslumbrar.

Suelo mojado.

No caminar sobre suelo recién lavado.

Objetos a nivel bajo.

Que no se obstruyan las vías de paso, evitar objetos a nivel bajo. No cambiarlos de lugar salvo por necesidad y después de advertirlo. No dejar obstáculos en el suelo (libros, juguetes).

Escaleras y rampas

Intervención

Ausencia de pasamanos.

Pasamanos cilíndricos anclados firmemente a 2 a5 cm de la pared, sobrepasando el primer y último escalón.

Escalones deslizantes.

Tiras no deslizantes

Escalones estropeados.

Repararlos.

Tamaño del escalón.

Altura 30 cm.

Pendiente excesiva.

Ideal: no más de 10 peldaños seguidos,
rellanos intermedios.

Mala iluminación.

Interruptores al inicio y al final.

Rampas con excesiva inclinación.

Pendiente

Mobiliario

Intervención

Sillas, mesas inestables.

Bien estables para soportar el peso al apoyarse.

Ausencia de reposabrazos.

Colocar reposabrazos para poder apoyarse al levantarse.

Sillas bajas.

Altura que permita postura con rodillas a 90°.

Sin respaldos.

Con respaldo alto, impide que la cabeza caiga hacia atrás (E. de Parkinson).

Cocina

Intervención

Estantes, armarios.

Bien fijados, utensilios más usados a la altura de la cintura.

Sillas para llegar a sitios altos.

Usar escalera.

Suelo mojado.

Esteras de goma junto al piletón.

Indicadores del gas confusos.

Señalar claramente el encendido-apagado.

Puertas

Intervención

Correderas, giratorias.

Con bisagras, de amplitud suficiente.

Picaporte esférico

Picaportes que no precisen las dos manos.

Dormitorios

Intervención

Cama demasiado alta o baja

Altura ideal en postura sentada rodilla a 90° (±45cm).

Colchones blandos.

Colchones no depresibles

Mala iluminación.

Llave de luz fácil de alcanzar desde la cama para no levantarse a oscuras.

Desorden.

Dispositivos de ayuda (anteojos, bastones) cerca de la cama, orinales, botellas de fácil acceso en sitio seguro que impida derrame accidental.

Calefacción baja

Sistema de calefacción a 22° C.

Cuarto de baño

Intervención

Inodoro de asiento bajo.

Inodoro asiento alto, adaptadores.

Falta de apoyos.

Al menos un asidero a uno de los lados a 75 cm de altura.

Falta de timbre.

Timbre de llamada cerca del retrete a 60 cm de altura y cordón hasta el suelo.

Recinto del baño con ducha inaccesible.

Barras de agarre en la pared, sillón o banco de ducha para las transferencias

Suelo resbaladizo.

Bandas antideslizantes o esteras de goma, zapatos de ducha.

Puerta del baño con cerrojo.

Quitar cerrojo o que se pueda abrir desde ambos lados.

Puerta abre hacia dentro.

Debe abrir hacia afuera.

Toalleros.

Sustituirlos por barras de apoyo antideslizantes bien anclados.

Calzado

Intervención

Inadecuado.

Tamaño correcto, suela firme, antideslizante, tacones bajos, no caminar descalzo, no usar chinelas.

El aumento de la supervivencia ha generado la necesidad de aumentar la calidad de vida de los ancianos. Por esa causa es necesario tener en cuenta todos los factores posibles que conduzcan a aumentar la calidad de vida y facilitar que la pérdida de la posibilidad de autovalerse se postergue lo más posible.
Los cuidadores y los familiares deben tener conciencia que los accidentes, especialmente los prevenibles, conspiran para el logro de los objetivos.

Referencias
Caídas y capacidad funcional entre ancianos colombianos que realizan y no realizan ejercicio. Carmen Lucía Curcio, José Fernando Gómez, M.D., Angélica García http://colombiamedica.univalle.edu.co/VOL29NO4/caidas.html
Prevención de caídas de ancianos en el ámbito comunitario. http://www.jr2.ox.ac.uk/bandolier/band91/b91-8.html
Caídas en los ancianos: causas, consecuencias y prevención. Dr. Pablo Marín L., Profesor de Medicina Interna en la Pontificia Universidad Católica de Chile. http://escuela.med.puc.cl/publ/Boletin/Osteoporosis/CaidasAncianos.html
Prevención de caídas en los ancianos. http://www.ucm.es/info/fmed/medicina.edu/Geriatria/caidas.htm
Las caídas. http://www.igerontologico.com/salud/Temas/caidas.htm#A0

Autor
Enrique M. Otharán
www.edicionesmedicas.com.ar

Fotografías
Foto: EMO

Comentarios
edicionesmedicas@edicionesmedicas.com.ar


Ultima actualizacion: domingo 21 de septiembre de 2014, 2:31 pm