Ediciones Médicas / Editorial / La triste realidad sanitaria de nuestro país



Right menu

  • Editor Enrique M. Otharán
Publicidad
Banners de intercambio no rentables
Powered by eZ Publish

Editorial

La triste realidad sanitaria de nuestro país

Publicado el 06.04.2009.

La triste realidad sanitaria de nuestro país

Desidia, falta de previsibilidad, ineficacia y carencia de sentido preventivo marcan nuestro futuro.

No puede haber política sanitaria sin política social, Gral. Perón (1946).

Autor Enrique Otharán

Lamentablemente, no sólo el dengue constituye una preocupación para los argentinos -y las argentinas- ya que es sólo una de las patas donde la donde la política sanitaria falla.
Hay otros problemas, de los cuales citaremos sólo tres, en el que el Poder Ejecutivo y el Poder Legislativo han cometido omisiones…

En primer lugar nos referiremos al tabaquismo y a la falta de adhesión de nuestro país, al Convenio Marco de Contra del Tabaco (CMCT), de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Es este un plan ambicioso que tiene entre sus objetivos finalizar con la producción del tabaco, motivar, apoyar y estimular el cambio de rumbo de los productores hacia otros objetivos, reconvertir la industria tabacalera y reubicar a sus trabajadores. Y fundamentalmente, controlar la epidemia de tabaquismo, entre ellas, la creación de espacios totalmente libres de humo de tabaco en lugares públicos y lugares de trabajo, la prohibición total de la publicidad y el aumento de los impuestos. De acuerdo con un comunicado de prensa de OPS-Argentina, “el pasado 23 de marzo se introdujo una propuesta de ley en el Congreso Nacional por la ratificación del Convenio Marco. Se espera que esta vez se logren resultados efectivos, que permitan a la Argentina salir del estancamiento al que por muchos años se ha visto sometida, debido, en principio, al fuerte lobby de la industria tabacalera”. Personalizando, uno de los que mantiene “cajoneado” el proyecto de adhesión por parte del Senado Nacional es el senador por la provincia de Jujuy, Dr. Guillermo Jenefes. Él, además de senador, tiene fuerte conflicto de intereses con la industria tabacalera de su provincia del país, como puede verificarse en página web en el Senado.

De 168 países que han firmado el CMCT de la OMS, 164 lo han ratificado. La Argentina es uno de los cuatro países que aún no lo han hecho. En nuestro caso, corresponde al Senado que despierte de su letargo, al Poder Ejecutivo, que presione para el bien público, a los integrantes del bloque mayoritario, con el mismo ahínco que empleó para lograr el quórum para sancionar las leyes políticas que convenían a sus intereses.
La Argentina ocupa el puesto número 22 -de un total de 36 países-, en el ranking de países que dan prioridad al tratamiento antitabaco, según un estudio diseñado por especialistas de las universidades de Nottingham, en Reino Unido, y de Harvard, en Estados Unidos. El profesor Gustavo Zabert, profesor de la Universidad del Comahue, en Neuquén, y asesor del Servicio de Adicciones de esa universidad, es uno de los participantes de esa investigación, fue quien informó que la Argentina está en los últimos lugares en el ranking de ayuda a los fumadores a dejar el cigarrillo.
Cada vez existe un mayor número de agentes de salud entrenados en cesación tabáquica, y en la utilización de recursos y de fármacos o formas terapéuticas efectivas.
Hay múltiples posibilidades de acciones efectivas, pero se requiere una programación estratégica, asignar recursos, coordinar acciones, necesariamente ampliando la oferta de asistencia, en particular entre las poblaciones de mayor consumo y menor accesibilidad a la atención. Y ahí debe estar el Estado.
En otro orden de cosas aparece la cuestión de las enfermedades reemergentes: la tuberculosis multirresistente, el dengue, la fiebre amarilla y la leishmaniasis entre otras.
Y nos referiremos a las leishmaniasis, entre ella la visceral o kala-azar, que hasta hace unos años no llegaban a 20 los casos descriptos en la literatura médica nacional. A principios de la década del 70, el autor de esta nota, en conjunto con la doctora Regina Kohan y el doctor Marcos Kleimans, publicó el caso 13 de la literatura.

“La leishmaniasis se encuentra en expansión y se observa la carencia de una política sanitaria adecuada para su prevención y control”, aseguró el Dr. Jorge Osvaldo Gorodner, profesor titular de Infectología en la Universidad Nacional de Nordeste (UNNE) y secretario de Ciencia y Tecnología de la Facultad de Medicina. No debe extrañarnos que la leishmaniasis visceral haya llegado a Corrientes, afirmó Gorodner.
La provincia de Corrientes se agrega hoy a la lista de comunidades que acusan la presencia de leishmaniasis visceral canina en su geografía médica en un marco particular: en la historia epidemiológica de esta enfermedad en la Argentina, desde inicios del siglo pasado hasta el 2006, se denunciaron 14 casos humanos en el país; y a partir de esa fecha hasta la actualidad, sólo la provincia de Misiones ha denunciado 40 casos con cuatro decesos.
Recientemente en Corrientes se denunciaron 232 perros infectados –su reservorio más importante–, con 150, en Ituzaingó. Pero también 15 en la Isla Apipé, 20 en Villa Olivari, 20 en Virasoro, 23 en Santo Tomé, 1 en Paso de la Patria, 1 en Monte Caseros y 2 en Capital.
“Podríamos preguntarnos cual es la causa, y la respuesta es que se debe a múltiples factores, pero fundamentalmente a la falta de previsión sanitaria frente al riesgo de estas patologías del subdesarrollo y a una inadecuada acción operativa”, consideró.
Y aseguró que “en la medida que las patologías emergentes, reemergentes y nuevas, avanzan sin pausa, se observa que no existen programas de prevención atendiendo a presunciones de riesgo, vigilancia epidemiológica, como así tampoco coordinaciones técnicas seriamente establecidas con organismos idóneos; lo que torna la situación en preocupante por su futuro incierto”, sentenció el Dr. Gorodner.

Y para finalizar el dengue y el papelón del Chaco. En la década que se inicia en 1950, gracias al accionar de un buen ministro de Salud Pública, el Dr. Ramón Carrillo, erradicó el dengue de nuestro país, después de ardua tarea. Inauguró varios hospitales y duplicó el número de camas en el norte del país. Promovió la educación sanitaria y las medidas prácticas de prevención para evitar la reproducción del mosquito transmisor. Y el dengue desapareció…
Desde hace tres años la Organización Panamericana de la Salud (OPS) viene pregonando sobre un hecho real: el dengue se expande de norte a sur y de este a oeste.
Además, en noviembre de 2008, advirtió sobre la posibilidad de un brote epidémico en el norte de Argentina. Las autoridades nacionales, trasladaron la inquietud a las provincias, pero algunos no escucharon. La ministro de Salud chaqueña, Mgter. Sandra Mendoza, por razones que desconocemos ignoró la advertencia… No se tomaron medidas... Y cuando estaba en uso de licencia en su cargo, por razones de dominio público, el dengue asestó su golpe, en el preciso momento en que la sanidad de la provincia de Chaco estaba sin timón. Además, se impartieron instrucciones precisas que impedían a los directores de los hospitales hacer declaraciones sobre el número de afectados. Se ocultó la realidad y se omitió la toma de medidas correctivas. Algo así como hace el INDEC, a cuyo responsable no le cree ni la madre. Resulta increíble como la provincia de Formosa no haya padecido en la misma magnitud el brote epidémico, cuando se encontraba con mayor riesgo que el Chaco.
Además, los datos contradictorios que brindan el ministerio de Salud del Chaco, el nacional y los intendentes de la ciudades del interior.

Hoy mismo se dice que el número total de afectados en todo el Chaco es cinco veces inferior a lo que ocurre en Charata, una pequeña ciudad del interior de la provincia.
Estos temas, sin entrar en la tasa de mortalidad infantil y los índices de expectativa de vida, son una muestra de lo que significa gobernar sin planes concretos y hacerlo solamente con finalidades electoralistas.

Tags: Dengue, tabaquismo, CMCT, leishmaniasis, Chaco, Ramón Carrillo, Sandra Mendoza.

Web relacionada
www.agenciacyta.com.ar
Senador Nacional Guillermo Jenefes.
Sandra Mendoza diputada (you tube)

Autor
Enrique M. Otharán.

Su opinión
edicionesmedicas@edicionesmedicas.com.ar


Ultima actualizacion: sábado 11 de abril de 2009, 5:30 pm