Ediciones Médicas / Editorial / Avatares de la publicación científica



Right menu

  • Editor Enrique M. Otharán
Publicidad
Banners de intercambio no rentables
Powered by eZ Publish

Editorial

Avatares de la publicación científica

Publicado el 17.06.2009.

Avatares de la publicación científica.

Autora Dra. Celia Coto.
Directora de QuímicaViva.

Fuente Revista QuímicaViva.

La complejidad de la publicación científica en la actualidad es realmente preocupante. No pretendo representar la opinión de todos los sectores del mundo científico ya que cada especialidad tiene su modo de encarar el tema. Nos referiremos a las áreas que abarca QuímicaViva.
Resulta evidente que el número de investigadores e investigaciones se ha acrecentado durante los últimos años. Frente a esta realidad y al postulado conocido: “publicar o morir” y, si es posible, en revistas con un buen factor de impacto, el panorama de ver plasmados los resultados de investigación en el papel es verdaderamente complicado.
La política de las grandes editoriales es llamativa pero debe seguir un designio que a mi personalmente se me escapa, que sin dudas, debe estar relacionado con las ganancias. Mientras subsisten las revistas tradicionales impresas, esas mismas revistas se publican on-line. Sin embargo, aún cuando los resúmenes son de libre acceso, obtener la versión completa del artículo cuesta mucho dinero aún cuando se trate de publicaciones que han superado ya los diez años de aparición.
La aceptación de trabajos es, por otra parte, muy rigurosa. Con la excusa de que no se ajusta estrictamente a los alcances de la revista o que el trabajo es correcto pero hay muchos en lista de espera, se dificulta su aceptación, regla de oro que se aplica a los extranjeros. Especialmente por parte de los americanos, siendo los europeos algo más permisivos. A veces, el chauvinismo es tan evidente que uno se pregunta ¿cómo publicaron un trabajo tan pobre? La explicación pasa, sin lugar a dudas, por el lugar geográfico donde trabajan los autores y otros factores más sutiles. No quiero discutir aquí aspectos éticos comprobados por muchos investigadores conocidos por mí. Retención infinita del trabajo hasta que aparezca el de algún juez que estaba en el mismo camino y así ganar la ley de prioridad, sin mencionar falsedades y otras prácticas comunes no universales pero existentes.
Hace un tiempo que las editoriales han comenzado a publicar nuevas revistas on line, por el momento de acceso libre, y para ello se nutren de trabajos que obtienen por invitación. La mayoría de las veces solicitan revisiones pero también trabajos de investigación y llegan al colmo de solicitar un trabajo y ofrecerse para ubicarlo dentro del dominio (scope) de alguna de sus publicaciones. En estos casos ya no son tan rigurosos en su selección puesto que al mismo grupo que le rechazaron un trabajo con excusas poco creíbles para publicarlo en una revista establecida, le piden que contribuya a la nueva que necesita ponerse en marcha. Más aún, a veces solicitan el referato de trabajos que reciben lo que evidencia que la opinión original sobre el investigador era buena pero no lo suficiente para cederle un espacio.
¿Hacia dónde vamos? De acuerdo con lo expuesto la sobreabundancia de información no parece ser entonces de predominio único de las noticias generales, sino también de los hallazgos científicos.
El rigor de la revisión por pares aplicado a las publicaciones constituye una costumbre saludable y beneficiosa si se realiza con seriedad y reglas éticas. Cómo se asegurará la calidad de la información si sólo se quieren alcanzar números crecientes de trabajos. Con el tiempo la lógica de Internet va a hacer cambiar la concepción del factor impacto. Ahora es más fácil citar, ahora es más fácil acceder a la información, ahora es más fácil confundirse dentro de la miríada de publicaciones existentes. La revisión estricta por pares asegura la lectura de datos confiables y de interés que impulsan el conocimiento científico, el relajamiento de esa actividad seguramente traerá un retroceso en la comunicación científica y su valor intrínseco.

Tags: revista QuímicaViva, Celia Coto, comunicación científica, publicación científica.

Autora
Dra. Celia E. Coto.
Directora de QuímicaViva.

Revista QuímicaViva
Número 1, año 8, abril 2009
quimicaviva@qb.fcen.uba.ar

Su opinión
edicionesmedicas@edicionesmedicas.com.ar


Ultima actualizacion: sábado 14 de noviembre de 2009, 12:41 am